7síntomas de la dependencia emocional detecta y resuelve

¿Conoces los 7 síntomas de la dependencia emocional? ¿Sabrías identificar si tú o alguien que conozcas sois presos de este apego patológico? El Centro EGHpsicología te cuenta en este texto  todo lo que necesitas saber sobre la dependencia emocional, un patrón psicológico que puede hacer proliferar relaciones tóxicas y dañar sensiblemente a las personas.

¿Qué es la dependencia emocional?

La dependencia emocional en psicología se define como un estado en el que se ve sumido alguien que experimenta un apego excesivo hacia otra persona, un apego que podría lindar incluso con la obsesión por ella.

Si bien la dependencia emocional solo se considera un rasgo de la personalidad, podría tornarse patológico y constituir un trastorno según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. La magnitud de esta forma tan nociva de apego se manifiesta en que el dependiente experimenta un miedo atroz a separarse de alguien en concreto, teme perder su apoyo o aprobación y no es capaz de tomar decisiones por sí mismo sin contar con el respaldo de la persona objeto de su dependencia.

Lo normal, además, es que dicha persona tenga un perfil autoritario y dominante, lo que hace que la gente más propensa a sufrir este tipo de dependencia asuma un rol sumiso y pasivo. En consecuencia, podrían llegar a hacer enormes renuncias y sacrificios a favor de las personas de quienes dependa.

Incluso podrían rehusar abandonar una relación de pareja o amistad, aunque les esté dañando notablemente, ya que serán propensas a someterse a voluntades ajenas con tal de mantener la relación.

La dependencia emocional y sus síntomas

  1. Necesidad de estar al lado de la otra persona

El dependiente cree que ama a la otra persona, y necesita pasar junto a ella todo el tiempo posible, llegando a confundir el amor con la adicción. Y, con el tiempo, necesitará una “dosis” más alta para calmar sus ansias.

  1. Síndrome de abstinencia

Las reacciones del dependiente frente a la ausencia de apego o afecto de la persona “amada” son similares a las de un drogadicto: desasosiego, ansiedad, agresividad, malestar y conductas erráticas. No son capaces de regir su propia vida sin la dosis de compañía o aparente afecto del otro.

  1. Deseo compulsivo de su compañía

El dependiente, incapaz de tomar el mando de su propia vida, actúa de un modo irracional, buscando siempre el afecto o la compañía del otro. Podría tomar decisiones viscerales y compulsivas con tal de pasar el máximo tiempo posible con la otra persona.

  1. Súplicas de afecto

La “mendicidad” es uno de los síntomas típicos de la dependencia emocional en las parejas. Uno de los miembros quiere mantenerse siempre al lado del otro como si eso fuese a acrecentar el amor que el otro siente por él. A veces incluso idealizan la figura de la persona “amada”, cuando en realidad solo aman un ideal, un estereotipo. Estas personas no llegan a querer bien realmente a nadie.

  1. Obsesión

Estas personas llegan a obsesionarse hasta niveles casi enfermizos con quienes constituyen el objeto de su dependencia, manteniendo una actitud vigilante que podría llegar, en algunos casos, ser acoso. Les corroe el temor al abandono, a la soledad o a ser víctimas de un engaño, aunque no haya ni un único motivo racional que dé fuerza a sus sospechas.

  1. Reducción de actividades propias

Las personas dependientes acaban viviendo en un universo muy pequeño, con escasos o muy alejados círculos sociales y sin apenas actividades. Además, no suelen cultivar aficiones propias, pudiendo incluso descuidar sus propias obligaciones con tal de pasar más tiempo con la otra persona. Otro síntoma típico de las relaciones tóxicas.

  1. Concepción deficiente y limitada del amor

Como hemos explicado anteriormente, las personas dependientes no saben amar porque ni respetan la libertad de los demás ni tampoco se respetan a sí mismas. De hecho, obvian las consecuencias negativas de amar sin ningún tipo de límite, como si eso las hiciese merecedoras del afecto de la otra persona. Eso sí, si se juntasen con una persona tóxica, podrían sufrir un daño emocional gravísimo a largo plazo.

¿Qué te han parecido los 7 síntomas de la dependencia emocional? ¿Te identificas con alguno de ellos? ¿Sabes de alguien cercano a ti que los esté experimentando, o de alguien que actúe así en tu entorno? Si es así, en el Centro EGHpsicología, existe un equipo de psicólogos y psicólogas profesionales que puede darte herramientas para recobrar el control de tu vida y disfrutar de relaciones afectivas plenas y sanas.

7 síntomas de la dependencia emocional: detecta y resuelve

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.